La sociedad del abandono y el desamparo

Quizá estemos asistiendo al derrumbe de la familia patriarcal. A su máxima degeneración. Quizá la familia patriarcal nació muerta debido al dominio del hombre, quizá desde sus comienzos. Es posible que la degeneración progresiva de la familia patriarcal haya ido en paralelo con la evolución del ser humano y las sociedades hasta la actualidad: hemos creado un mundo bélico y paranoico, basado en la desconfianza, el armamentismo y la guerra, un mundo, en suma, donde ya no se puede vivir dignamente. Creo que es probable que el número de mujeres asesinadas por sus parejas sea una y la peor degeneración de la familia patriarcal, de la misma forma que, en paralelo, el neoliberalismo nos está llevando a la miseria material y moral de todos los seres humanos. Vivimos en un mundo en el cual es casi imposible vivir sin ser cómplice, de una u otra forma, con la «injusticia estructural» (ver: «Fuera de los pobres no hay salvación». Jon Sobrino. Editorial Trotta. Madrid. 2007). Es difícil hoy día encontrar un trabajo en el que el empresario y el trabajador puedan escapar de la colaboración con dicha injusticia.

La familia patriarcal actual (la familia nuclear) deja desamparado a todos sus miembros. Desampara a los padres debido a que éstos, para mantener a su familia, han de trabajar los dos, y trabajar cada ver en trabajos precarios en todo sentido (duración, seguridad social, sueldo, sumisión forzosa, etc.). La pareja no tiene tiempo para ellos. Tampoco tiene tiempo suficiente para criar y educar a sus hijos, los cuales son enviados a guardería en etapas inadecuadas para su desarrollo psíquico sano, comprometiendo la futura salud mental de sus hijos de forma grave. Y cuando la guardería ya no puede «cubrir» por mas tiempo a la semana a los hijos, éstos son llevados a los abuelos, quienes a su vez están abandonados a su suerte, viviendo ambos solos, en otro piso. Cuando uno de los abuelos enferma crónicamente, por demencias, o cualquier otra enfermedad degenerativa, es enviado a una Residencia, donde encontrará mayor soledad aún. Es decir, la familia patriarcal y la sociedad patriarcal que nos envuelve, provoca el abandono de todos los miembros de la familia. Abandono y desamparo para todos.

Ante el drama que nos aparece ante nuestros ojos, no es legítimo pensar que la familia matriarcal era una solución muchísimo mejor que nuestra familia patriarcal? (leer a Eileen Walsh, especializada en la cultura china, profesora en la Oxford University. Sobre todo sus estudios sobre la cultura matriarcal Mosou en China). En el matriarcado, la familia matriarcal vivía toda en un mismo hogar; toda la familia extensa en una sola casa. Allí los hijos no quedaban abandonados cuando se separaba la pareja; la organización social, laboral y jurídica de la sociedad, evitaba el abandono de todos los miembros de la familia. No hay nada perverso en la estructura de la familia matriarcal: es la mente enfermiza de los llamados «pueblos civilizados» la que «ve» e «interpreta» como perversiones las conductas de la parea en la sociedad matriarcal.

Se habla mucho en relación a que si nuestra sociedad patriarcal no se ve rápidamente balanceada por el desarrollo de lo matriarcal en nuestras sociedades, es probable que asistamos al fin de la humanidad. Pero hacer, lo que se dice hacer, se hace poquísimo y en una dirección equivocada (las mujeres que en nuestra sociedad patriarcal se introducen en el mercado laboral, son, la mayoría de las veces, de predominio de su hemisferio cerebral izquierdo, es decir, son «patriarcales», lo cual no mejora la situación, que es una situación alarmantemente patriarcal a nivel mundial -ver «Dibujos Intuitivos». Médico psiquiatra, Dr. Juan Luis Miranda Romero. Obra no publicada). Sería desacertado volver a una estructura como la de la familia matriarcal?: Creo que no. Y no nos queda mucho tiempo para la supervivencia del ser humano. Si alguien sabe de otras maneras más rápidas y eficaces de que al entrar Principio Materno en nuestra sociedad y así influir en el Principio Paterno patológico por exceso que inunda casi todas las sociedades del mundo, los seres humanos se pudiesen salvar, quizá sea importante que lo publique. Si es cierto (yo creo que sí) que «Fuera de los pobres no hay salvación», creo que también es cierto que «fuera del matriarcado no hay salvación».

HOLOCAUSTO Y OTRO HOLOCAUSTOS

Según el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española en su vigésima segunda edición de 2001 (Espasa Calpe. Madrid, 2001), el vocablo “Holocausto” viene definido como “Gran matanza de seres humanos”. Esta definición nos permite expresar que en la Historia de la Humanidad no ha habido solo un holocausto (es decir el que fue fruto del nazismo), sino muchos, y muchos después de la Segunda Guerra Mundial. El último holocausto ha sido y ya veremos si sigue siendo o no, el de Siria, con más de 60.000 muertos en 2016, entre ellos 13.617 civiles, siendo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos quien condena “el silencio de la comunidad internacional”. La ONG informante advierte de que no ha incluido a las decenas de miles de personas desaparecidas en los centros de detención del régimen sirio o durante la irrupción de las fuerzas leales al presidente Bashar al Asad en zonas controladas por los rebeldes (http://www.diariodenavarra.es/noticias/actualidad/internacional/2017/01/01/la_guerra… 01/01/2017. En <<”Estados canallas” El imperio de la fuerza en los asuntos mundiales>>, de Noam Chomsky (Paidós Estado y Sociedad 93. Barcelona, 2002), en pág. 12, dice asi: “Los asesinatos en masa de 1965, que en su mayor parte tuvieron como víctimas a campesinos sin tierra, eliminaron la posibilidad de que Indonesia pudiera convertirse en una amenaza de la variedad cubana, una <<infección>> que <<se expandería hacia el oeste a través de Asia Oriental,…>> {Véase lo escrito a pie de dicha pág. 12: <<Véase el cap. 4 de esta obra y las versiones ampliadas: <<”Green Light” for War Crimes>>, en R. Tanter, M. Selden y S. Shalom (comps.), East Timor, Indonesia, and the World Community, Rowman & Littlefield, 2000, y mi A New Generation Draws Line: Kosovo, East Timor and the Standards of the West, Nueva York, Verso, 2000>> En “10 CUESTIONES PARA COMPRENDER EL CONFLICTO ENTRE ISRAEL Y PALESTINA”, de Aritz Recalde, abril de 2009 (Sociólogo. Editor de http://sociología-tercermundo.blogspot.com), en pág. 19 dice así: “Por otro lado, el mecanismo de persuasión está centrado en la implementación de grandes acciones militares que siembran el terror (74) entre los habitantes del estilo de la masacre de una aldea denominada Deir Yassin el 9 de abril del año 1948. En la acción militar participaron 200 miembros del Irgun y de la Banda Stern y dejó como saldo el asesinato de 254 civiles y la destrucción total de la aldea. [(74) (…) “Se lanzó la Operación Dalet para conquistar el área entre Tel Aviv y Jerusalén, y se inició formalmente tras la masacre de Deir Yassin, el 9 de abril de 1948. A eso siguieron otras masacres que aterrorizaron a los palestinos para que se marcharan. En total, hubo 33 masacres en 1948 (…) Esos no fueron actos de horror que ocurrieron en combate (y fueron muchos), sino un plan premeditado de limpiar y aterrorizar a la población palestina indígena”. Mazin B. Qumsiyeh (2007). P. 59.] En “Crímenes de guerra en Vietnam”, de Bertran Russell (Aguilar. Madrid, 1968), en pág. 57, dice: «La mayor parte de los campesinos apoyan a las guerrillas. Se calcula que se ha matado a 160.000 y mutilado a 700.000. Para impedir la ayuda a la población, Diem y los americanos idearon las llamadas <<aldeas estratégicas>>, a las que, casi sin preaviso, se trasladaba, en condiciones crueles, a los habitantes de las zonas rurales y de los pueblos y aldeas. De hecho, las <<aldeas estratégicas>> eran prisiones. Quien entraba por la fuerza no volvía a salir. Esas <<aldeas>> están rodeadas de cuchillas, fosos y alambán rodeadas de cuchillas, fosos y alambradas de espino, y vigiladas por centinelas con perros. Tienen todas las características de los campos de concentración…” Otro holocausto digamos, por omisión, es la muerte de tantos miles de emigrantes a Europa en el Mar Mediterráneo. Han sido y seguirán siendo muertes por indiferencia humana, muertes provocadas por la inhumanidad que inunda tanto a Europa como al resto del Mundo. Los ejércitos europeos u otras formas de traslados podrían haber evitado todas esas muertes. El tema es tan claro que, desgraciadamente, no necesita más comentarios (ver: http://www.20minutos.es/noticia/2377593/0/inmigrantes/naufragio/europa/  01/01/2017;  http://www.iom.int/es/news/la-oim-contabiliza-3771-muertes-de-migrantes-en-el-me…   01/01/2017. ¿Cómo se podría denominar a las prácticas extendidas en EE.UU. en relación al estrato más pobre de la población, sin derechos a ningún tipo de derecho fijo establecido por Ley, padeciendo una inseguridad absoluta en todos los ámbitos básicos de la vida: educación, sanidad, derechos legales, vivienda digna, y donde los servicios sociales están tan entretejidos con la hipertrofia del sistema legal aplicada a los más pobres y sobre todo de raza negra, que forman parte de un único sistema cíclico del que es imposible salir. ¿El trato a estos miles y miles de pobres no puede ser denominado ya “holocausto” o se convertirá más pronto que tarde en un holocausto?: La criminalización de la pobreza; la reforma asistencial; el gran Gobierno carcelario; etc. (Ver: <<“Castigar a los pobres”. El gobierno neoliberal de la inseguridad social>>. Loïc Wacquant. Gedisa. Barcelona, 2012). Por todas partes vemos manifestaciones de indiferencia humana hacia los seres humanos, cuando no de sadismo. Según el Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia Española, en su vigésima segunda edición de 2001 (Espasa Calpe. Madrid, 2001), el vocablo “necrofilia” viene definido así: “Atracción por la muerte o por alguno de sus aspectos”. Sorprendentemente, al menos en la edición citada, no figura el término “biofilia”, algo digno de ser sometido a estudio psicoanalítico. Biofilia es la atracción por la vida o por alguno de sus aspectos. Estamos viviendo unos tiempos donde la voluntad de ayudar es abundante y evidente en todos los rincones del Mundo y, a menudo, arriesgando la vida e incluso perdiéndola, como ha pasado por ejemplo en Siria con organizaciones humanitarias. Por otra parte estoy convencido de que por debajo de la superficie existe en muchísimas personas el deseo y la necesidad de ayudar al prójimo. Pero por razones de distinta índole esos deseos y necesidades no salen a la superficie. Sin embargo, a pesar de la existencia de dicha voluntad de bien, la mayoría de la población, o casi toda, no lleva dentro de sí una voluntad ética ni ideas claras respecto a la ética, así como tampoco lleva dentro de sí el estado de cariño y amor por el otro que corresponde al ser humano verdaderamente ético: alegría, claridad de concepto, gratitud, prontitud para los actos de misericordia, etc. Nuestro tiempo se caracteriza por un progreso inimaginable en ciencia y tecnología, y un empobrecimiento, que raya el cero absoluto, en ética y espiritualidad. Los lazos solidarios están desapareciendo más a prisa que el calentamiento global (Ver la obra de Zygmunt Bauman). Ni la Filosofía, ni la Religión, ni ninguna otra Institución ha logrado que en el corazón de toda la población lata el espíritu ético. La Civilización consiste en el esfuerzo de todos los individuos e instituciones por alcanzar el mayor y mejor desarrollo material, espiritual y ético de toda la Humanidad. Pero los tiempos son tan graves que hay incluso quien pretende desligar definitivamente la ética del derecho (algunas corrientes del neoliberalismo actual) Nos urge alcanzar un sentimiento ético en todos los individuos para comenzar a corregir la dirección que la Civilización ha elegido: el poder económico, el poder sobre el otro, el poder militar, la desvalorización absoluta de la vida de los individuos y colectividades, la desconfianza entre individuos y países, la paranoia entre individuos, colectividades y países, la exclusión social de la mayoría de la población, el desprecio hacia la vida, la temeridad en la manipulación genética, etc. Albert Schweitzer encontró el Principio Básico de lo Moral: “Soy vida que quiere vivir en medio de vida que quiere vivir” (<<“Civilización y Etica”. Filosofía de la Civilización. II>>. Editorial Sur. Buenos Aires, 1962). De esta forma se llega a una reverencia por toda vida existente, no solamente la vida humana sino la vida de todo ser vivo: los animales y las plantas. A partir de éste Principio Básico de lo Moral, Albert Schweitzer llega a la Reverencia por la Vida y deduce que bueno es todo aquello que favorece la vida y la lleva a su más alto valor, y malo es todo aquello que restringe o daña la vida o acaba con ella. Con claridad afirma que la Voluntad de Vivir que reside dentro de cada ser humano se ha de valer por sí misma, sin caer en hacerla depender de ninguna interpretación de la naturaleza y del Mundo, ya que el significado del Cosmos, la Tierra y la Naturaleza nunca ayudará a poner en vías firmes a la Voluntad de Vivir, ya que la Filosofía de la Naturaleza nos dice y siempre nos dirá lo mismo: que es voluntad constructiva y a la vez voluntad destructiva. Nuestra Voluntad de Vivir es algo que crece en nuestro interior y se une a las demás voluntades de vivir que encuentra en el mundo, acabando así con la tragedia de la voluntad de vivir dividida contra sí misma, en pugna con las otras voluntades de vivir, (Op. cit. Alberte Schweitzer) es imprescindible que todos los individuos que pueblan la tierra recuperen un sentido etico de la vida, se desarrolle  en ellos el deseo  de vivir y de ayudar y reverenciar a todo modo de vida ajeno, humano, animal y vegetal. El problema que se plantea es como  conseguir ese objetivo, a saber, que todos los individuos que pueblan la tierra se llenen de voluntad de vivir,de reverencia a toda la vida que le rodee, ya sean seres humanos, animales o plantas. este es el verdadero problema: como conseguirlo.¿dando conferencias? ¿escribiendo libros? ¿dando ejemplo? ¿utilizando  los medios de comunicación en masa, como  la tv? ¿a traves de las herramientas  informaticas?  se necesita  lograr  este objetivo con rapidez. ¿a traves de las homilias  de los sacerdotes catolicos, protestantes, cristianos, ortodoxos griegos, Testigos de Geova? Otro problema es  que estamos equivocando  el camino si esperamos que el sentimiento ético nos venga del Estado o de la Iglesia o de cualquier Religión. Lo correcto es el camino inverso: que el individuo  sea quien nutra eticamente al Estado y a la Religion. El psicoanalista y sociólogo Erich Fromm, a partir del planteamiento filosófico, como necesidad del pensamiento según Albert Schweitzer, propone una investigación científica para determinar todo aquello que favorece que una persona desarrolle su propia Voluntad de Vivir dentro de sí mismo e independiente del significado del Cosmos. (“El Corazón del Hombre”. Erich Fromm. Fondo de Cultura Económica. México, 1966). Pero creo que esto está lleno de dificultades, no en la averiguación de las condiciones necesarias para favorecer la Voluntad de Vivir, sino proporcionar dichas condiciones. Nunca he creído en el diálogo interreligioso, pero ahora sí, pero en un solo sentido. Creo que todas las Religiones del Mundo, tanto las grandes religiones como aquellas de las que no tenemos ni siquiera noticias, estarían de acuerdo con el Principio Básico de lo Moral de Albert Schweitzer; “Soy vida que quiere vivir en medio de vida que quiere vivir”. Y a partir de ahí, creo que todas las Religiones del Mundo aceptaran la “Reverencia por la Vida” de Albert Schweitzer (op. cit.) y defenderán que la Vida es el Valor Primero, y que atentar contra la Vida nunca tiene justificación alguna. Y extenderán este mensaje ético a través del Apostolado realizado por cada religión. Por otra parte, si La grandes Religiones del Mundo coincidieran con el Principio Básico de lo Moral y su desarrollo, podrían unirse a lo largo y ancho del Mundo cada vez que la loca comunidad internacional o una nación estuviera dispuesta a iniciar una guerra que siempre son devastadoras y destruyen la creencia del ser humano en sí mismo como individuo y, sobre todo como especie. Otra función fundamental de todas las religiones que coincidan con el Principio Básico de lo Moral, es realizar una labor activa en todos los países para que se lleve a cabo un desarme total de todas las armas nucleares. Todas las grandes Religiones del Mundo deberían luchar y esforzarse por insistir y presionar a los países para ser mediadores ante los conflictos nacionales e internacionales que amenacen terminar en guerra.

LA AUSENCIA DE PENSAMIENTO INDIVIDUAL DE LA MUJER Y EL HOMBRE MODERNOS.

LA AUSENCIA DE PENSAMIENTO INDIVIDUAL DE LA MUJER Y  EL HOMBRE MODERNOS. 07.06.14.

La ciencia, la tecnología (como el neuromarketing), los poderes económicos, la religión, los partidos políticos, el olvido de la filosofía y otros ámbitos de poder, así como la fatigada vida laboral que nos impide tener tiempo, se conjugan entre sí para hacer prácticamente imposible que el ser humano individual piense y confíe en su propio pensamiento. Cada ámbito de poder se esfuerza para que el ser humano piense como cada ámbito desea. Uno de los resultados es la confusión del individuo y el escepticismo que crece en él. El individuo se ha vuelto incapaz de distinguir las ideas con fundamento de las que no lo tienen. Ya no confía en sí mismo ni en el otro. Cuando le llegan ideas bien fundamentadas –cosa muy infrecuente-, su escepticismo le impide creérselas. Los diversos ámbitos intentan adeptos que piensen de forma uniformemente igual que el grupo de poder correspondiente. Se ha llevado a la sociedad a una nueva Edad Media. La ciencia, aunque no lo parezca, también puede convertirse en una cárcel que tiene preso al pensamiento individual. La aceptación acrítica de la ciencia y la tecnología y los usos de ambas, se convierte así en el Becerro de Oro de nuestro tiempo. Como en todas las épocas, sufrimos la tiranía de muchos Becerros de Oro a la vez.

EL SUELDO ASEGURADO

SOBRE EL SUELDO ASEGURADO

El tema que deseo tratar aquí ha sido hace tiempo abordado por pensadores como Erich Fromm, Robert Theobald, H. M. Mcluhan, y otros.

El sueldo asegurado consiste en que el Estado paga a todas las personas una cantidad de dinero, sin que la persona trabaje, es decir, sin que la persona tenga obligación de trabajar,  de forma que con esa cantidad pague un piso humilde de unos mínimos metros cuadrados con capacidad de albergar al menos a cuatro personas: los padres y dos hijos, la alimentación que necesita; la cobertura sanitaria pública, la educación pública, el transporte y cualquier necesidad básica para vivir dignamente. Al objeto de frenar en las personas una tendencia a la pereza y también para respetar la libertad de los individuos, si una persona desea para sí mismo o para su familia, una vida mejor, entonces puede abandonar el sueldo asegurado y lograr un trabajo o convertirse en una persona laboralmente autónoma.

Se habla hoy día poco en relación al problema de que hay que poner la economía al servicio del ser humano y no al revés, que es lo que siempre ha ocurrido y nos ocurre. Ésta era la opinión de Erich Fromm: poner la economía al servicio del ser humano.

Desde una posición Humanista, un ser humano, por el solo hecho de haber nacido, tiene derecho inalienable a todo aquello básico que necesita para vivir: techo, alimentos, educación, asistencia sanitaria, transporte, vida social y ocio, y cualquier otra necesidad básica.

Autores diversos han reflexionado sobre este tema. Algunos se han planteado que antes de la revolución industrial la humanidad no podía técnicamente obtener los bienes necesarios para la vida de todo el mundo. Este problema ya no existe. Hoy día se puede fabricar de todo y con suficiente cantidad como para cubrir las necesidades de toda la Humanidad.

Otro argumento en contra del sueldo asegurado es que los Estados no tienen dinero suficiente para ello. Este argumento ya no es válido porque hoy día sabemos dónde está ese dinero: en un porcentaje mínimo de la población mundial. Por otra parte, se ha hecho evidente que la crisis económica que padecemos ha ocurrido por conductas económicas inmorales, comenzando con los grandes bancos norteamericanos y sus connivencias con determinados presidentes norteamericanos, de forma tal que se evitaban leyes que pudieran limitar las estrategias de ingeniería económicas de los grandes bancos (Ver el DVD “INSIDE JOB”, producido por Charles Férguson, de 2010) y otras instituciones económicamente importante.

Por otra parte la corrupción a nivel mundial evidencia la existencia de grandes sumas de dinero cuyo destino suele frecuentemente ser para obtener objetos, servicios, etc., para disfrutar de una vida hedonista.

En España, por ejemplo, a medida que la población ha sido informada de los escándalos financieros que no dejan de sorprendernos, hasta tal punto que ya se siente cuál será el próximo escándalo que aparecerá. Esta información ha puesto en evidencia la existencia de  grandes bolsas de dinero, que en lugar de revertir a la población, van a parar a personas individuales para un uso hedonista de éstos.

El sueldo mínimo asegurado fortalecería, naturalmente, la libertad de la persona. La persona ya no necesitaría trabajar por miedo al hambre. Tendría tiempo para pensar tanto en las condiciones de su vida concreta como también reflexionar en los aspectos filosóficos y misteriosos de la vida y su significado.

En la tradición religiosa y humanista de occidente está arraigado el derecho que el ser humano tiene de vivir y de serle aportado todo lo básico que necesite en su vida.

En esta primera aproximación al tema del sueldo asegurado, no me referiré a las objeciones que se expresan habitualmente contra dicho tema.

 

¿PODRÁ SOBREVIVIR LA ESPECIE HUMANA?

Hace unas décadas el Psicoanalista y Sociólogo Erich Fromm escribió una obra que tituló “¿Podrá sobrevivir el Hombre?”. La reflexión se centro en el marco de la Guerra Fría y en los demás problemas importantes que se le planteaban y plantean al Ser Humano: La superpoblación, la miseria del Tercer Mundo, el deterioro de la Tierra, etc. En su obra póstuma “El Humanismo como Utopía real”, Erich Fromm vuelve a corroborar su fe en el Ser Humano.

Dejemos ir la imaginación:

“¿Saben una cosa sorprendente que acaba de suceder?, apuesto que no, porque ha sido algo inimaginable. Pues bien, lo que ha sucedido es que todos los Seres Vivos del Cosmos se han reunido por primera vez en la Historia de la Vida, en su Primer Congreso Universal. Los Animales de todo tipo de Especies, -sí, “Especies”, con Mayúsculas-, los Pájaros del Cielo, los Reptiles, etc.; los Árboles (desde los Bonsai y los Arbolitos más Humildes, hasta los más grandes que existen: Los Árboles más Excepcionales del Mundo”; pasando por absolutamente todas las Especies Vegetales, -que por cierto, ¡jamás han vegetado!, cosa que sí que hace, -he oído en la preparación de dicho Congreso Cósmico-, un tipo de especie que no supe identificar, pero de la que no paraban de hablar los Seres Vivos organizadores del Congreso. También estaban los Insectos, los Reptiles, algunos, como el Cocodrilo, Majestuoso, Orgulloso de serlo e indignado con ciertas cosas de las que no quisieron hablar delante de mí. Estaban allí también todas las Especies de Peces, Algas, etc., etc. ¡Y cómo no: el Mar Inmenso”. Aún  no comprendía por qué solamente estaba yo allí y no había ningún otro ser humano, ni tan siquiera periodistas, en la preparación de dicho Congreso. Más adelante ustedes comprenderán por sí mismos por qué. Volviendo a nuestro tema: Lo que más me sorprendió es que también había grandes y pequeñas piedras. Me pregunté qué pintaban allí esas piedras. Pensé que quizás era para adornar la “Sala del Congreso”; pero ¿necesita decoración con piedras un lugar en medio de la Selva Virgen?, ¿no afea más que otra cosa? Al fin vi que no se trataba de nada relacionado con la decoración. Me di cuenta cuando las Piedras Grandes y Pequeñas hablaban y dialogaban con los demás Seres Vivos. Estaban presentes todas las clases de Piedras Preciosas, pero también Arenas de las Playas y Arenas de los Desiertos: de todas las Playas y de todos los Desiertos. Piedras de los Alpes, del Pirineo, de Sierra Nevada, del Colorado, del Everest, y de todas partes del Universo: ¡Todas hablaban! Al fin se hizo el silencio. Por sorteo  eligieron al Ser Vivo que tenía que leer la Conclusión a la que absolutamente todos los Seres Vivos del Universo habían llegado antes incluso de que tan solo una representación de todos y cada una de ellos se encontraran en la Selva Virgen: Le tocó la lectura –aunque lo dijo todo de memoria, por lo familiarizado que todos los Seres Vivos están desde toda la Eternidad- a un Grano de Arena, muy respetado como tal por Todos los Seres Vivos allí presentes. Justo segundos antes de que el Sagrado Grano de Arena comenzase a hablar, caí en la cuenta de que en dicho Congreso Cósmico Universal faltaba un Ser…   ¿vivo? –me pregunté, no sé por qué-, un Ser: El Ser….? el Tener… Preferí no seguir pensando. Por fin  -que torpemente incluso casi me pierdo el comienzo del Discurso, perdido en mis pensamientos-, el Sagrado Grano de Arena del Desierto comenzó a hablar y dijo: “Como Todos sabemos, en este momento, he de decir a los Dioses a quienes tanto nosotros los Seres Vivos del Universo hemos respetado desde la Eternidad y a todos Ustedes, Sagrados Hijos de los Dioses que, como saben, existe en el Planeta Tierra un ser vivo, que ya sabemos que no es Sagrado: Se llaman a sí mismos Seres Humanos;  unos creen que son Hijos de Dios, otros que existen para ellos muchos Dioses; otros incluso tienen la osadía de decir que están hechos a la Imagen y Semejanza de Dios: ¡Que insulto para Dios! Pero la Verdad es muy otra: Son los seres más malignos del Universo. No os voy a argumentar por qué, ya que Vosotros lo sabéis y además la lista de graves daños que ha producido ese ser también la sabéis y es prácticamente infinita, por lo que no voy a citarlos aquí. Como ya sabéis, solo he de Proclamar en nombre de los Dioses y de Todos los Seres Vivos del Universo, que quizás hubiera sido una Bendición para el Cosmos y el Universo, y por tanto para Todos los Dioses, que dicho ser, tan solo vivo físicamente y nada metafísico, jamás hubiese aparecido sobre la faz de la Tierra ni de ningún otro Planeta. Pero, a pesar de todo y como muestra de nuestra Infinita Bondad y Esperanza, por unanimidad, hemos votado darle a dicho Ser una única y última oportunidad, lo cual transmitiremos a los Dioses.”

 

¿UNA SOLUCIÓN AL PROBLEMA DEL ASESINATO DE MUJERES POR PARTE DE SUS PAREJAS?

Según las noticias aparecidas en el canal de TV CNN+, el día 04.08.2010, en el primer semestre de 2010, el número de mujeres asesinadas por sus parejas masculinas en España, ha sido superior en un 26% en relación al mismo período de 2009. Han sido asesinadas en dicho período de 2010, 45 ó 57 mujeres, según la fuente. La edad media de las víctimas ha pasado de 41 a 42 años de edad y la edad media de los hombres criminales ha pasado de 46 a 48 años. Las mujeres españolas o, que viven en España, han utilizado menos el teléfono de urgencia para mujeres maltratadas, 016 (siempre en dicho período comparado con el mismo período de 2009), han puesto menos denuncias y han pedido menor número de órdenes de alejamiento. ¿Se puede decir que estos datos demuestran un fracaso relativo de las medidas que han sido tomadas hasta la fecha? No lo sé. Personalmente no creo en dichas medidas, por todos conocidas, si no van acompañadas de otras de distinta índole. Es por ello que, en calidad de Médico Psiquiatra con 28 años de ejercicio profesional, con exhaustiva formación psicoterapéutica y con una experiencia diaria como psicoterapeuta, propongo firmemente a todos los Profesionales de la Salud Mental de toda España, que trabajen, tanto en la medicina pública como en la privada, que den facilidades para ser visitados por potenciales víctimas y potenciales asesinos, a voluntad, lógicamente, de los mismos, en cualquier momento durante las 24 horas del día, durante todos los días del año, para proporcionarles toda la ayuda psicoterapéutica, psicológica y –siempre que la/el interesada/o lo acepte-, psicofarmacológica (si fuese necesario) y, en caso de ser también necesario, el ingreso,voluntario y solamente voluntario, en un establecimiento psiquiátrico, muy preferiblemente en el marco de un hospital general, si fuese necesario, o bien, si lo pide la/el interesada/o unilateralmente, a pesar de que el profesional no lo considerase necesario. Dichas ayudas psicológicas se han de prolongar tanto tiempo como la/el interesada/o lo pidan, coincida esto con la opinión o no del profesional. Los Profesionales de la Salud Mental de toda España que, como en mi caso, trabajen en la medicina privada, han de brindar las ayudas psicológicas necesarias,totalmente de forma gratuita, económicamente hablando, durante todo el tiempo que dure la ayuda. Por otra parte, considero absolutamente necesario para que éstas medidas puedan dar fruto, que los Profesionales de la Salud Mental de toda España, respeten, sin la menor vacilación, el derecho inalienable de los solicitantes de dicha ayuda, AL SECRETO PROFESIONAL, al que estamos, todos los profesionales de la salud, deontológica y moralmente obligados. Asimismo, considero indispensable para que éstas medidas puedan dar fruto, que los Profesionales de lo Jurídico de toda España, Jueces y Fiscales, RESPETEN DICHO DERECHO AL SECRETO PROFESIONAL QUE ATAÑE A LOS MÉDICOS Y A TODO EL PERSONAL SANITARIO, ASÍ COMO A LAS PERSONAS QUE SOLICITEN LA AYUDA DE AQUELLOS. SIN DICHO RESPETO, EL PROBLEMA SE CONVERTIRÍA EN UNA CAZA DE BRUJAS LAMENTABLE, Y “PODRÍA SER PEOR EL REMEDIO QUE LA ENFERMEDAD”.

Toda la petición que acabo de realizar, está hecha por mí, a la memoria del Letrado Sr. Dº. ANTONIO CUENCA PUIGDELLIVOL, QUIEN RECIBIÓ, ANTES DE SU MUERTE, LA MAYOR DISTINCIÓN QUE EL ESTADO OTORGA A LA LABOR JURÍDICA DE UN LETRADO.

 

 

 

 

 

Aplicación de los nuevos conceptos vertidos en la obra “Sobre la libertad humana individual” al Sistema Jurídico Penitenciario.

Antes de exponer este artículo considero esencial, para procurar evitar que pueda el mismo ser utilizado como excusa para tentaciones totalitarias, citar las siguientes ideas de Ignacio Ellacuría y Jon Sobrino, extraídas de la obra “Ignacio Ellacuría. <<Aquella libertad esclarecida>> ”, de Jon Sobrino / R. Alvarado (eds.). Editorial Sal Terrae, 1999; Cap.5: “Filosofía y Libertad”, págs. 112 y 113:

“La libertad personal, prescindiendo metodológicamente de su esencial componente intersubjetivo y aún social, no está dada de una vez por todas, sino que ha de conquistarse; esta conquista supone, negativamente, la liberación de todas aquellas ataduras, internas y externas, que disminuyen la fuerza de la libertad potencial; y positivamente, el fortalecimiento de la propia autonomía y autodeterminación configuradora, la cual <<no supone la anulación de lo tendencial […] ni el corte de las relaciones con la presión del mundo exterior en todas sus formas, pero sí un cierto dominio sobre todo ello>>. Se trata de un proceso que no termina nunca; lo cual no implica que no se deba dar libertad a los hombres hasta que consigan su plena liberación, pero sí supone que no puede hablarse de libertad personal plena más que como resultado de un largo proceso de liberación. Si definimos la libertad personal por una de sus características esenciales, la autodeterminación, se puede apreciar lo difícil que es hablar de libertad, por más que formalmente se proclame su vigencia, o uno crea que ha elegido libremente”.

ARTÍCULO

Qué duda cabe que la concepción de la libertad humana expuesta en la obra citada tiene una gran repercusión en la sociedad, a todos los niveles. Me quiero referir específicamente a uno de esos niveles: el jurídico.
En relación a lo jurídico si alguien causa un perjuicio a una tercera + se plantean una serie de cuestiones respecto a las cuales quiero expresar mi posición. En primer lugar opino (en concordancia de la concepción de la libertad humana individual que he expresado) que la persona que delinque no ha sido libre para evitar hacerlo. Se trata entonces de alguien que al no haber logrado mayores niveles de libertad para hacer el bien a sí mismo y a los demás, no ha podido evitar el acto delictivo por acción o por omisión, e incluso más, probablemente no ha podido ni siquiera sentir el deseo de evitar el acto, ni tampoco probablemente sentir un deseo contrario al acto. La persona aunque sea consciente de lo que va a hacer, y de las consecuencias que tendrá lo que va a hacer, no puede controlar el impulso irracional que le llevará a actuar. Por lo tanto no podemos considerar culpable a dicha persona. Se deduce de todo lo expuesto que lo que necesita esa persona es una ayuda pluridimensional que le permita alcanzar niveles superiores de libertad constructiva. Formarían parte de la ayuda pluridimensional el asesoramiento psicológico, la psicoterapia, la psicofarmacología, la restructuración de su vida afectiva, laboral y social, etc. Este enfoque coincide con la mentalidad de la rehabilitación del delincuente de nuestra época, pero la lleva radicalmente hasta sus últimas consecuencias. Por lo tanto no es la prisión, tal como se concibe hoy día, el instrumento necesario para la tarea de la rehabilitación, que entiendo que significa en nuestro enfoque ayudarle a lograr grados de libertad constructiva mayores. En lugar de la prisión actual, la persona debería permanecer en establecimientos –por supuesto vigilados- que tuvieran como tarea principal aquella ayuda pluridimensional de la que hablamos. Naturalmente que deberían seguir siendo establecimientos vigilados por la Fuerza Pública. Pero internamente organizados, como digo, las veinticuatro horas al día para la tarea rehabilitadora. Opino que dichos establecimientos deberían estar estructurados, al menos, de forma muy próxima a las conocidas “comunidades terapéuticas”.

En este enfoque desaparece tanto el concepto de culpa como el concepto de castigo. Otra cosa diferente es que la sociedad tiene derecho a protegerse del delincuente.

En este enfoque y concepción de la libertad humana desaparece el “tiempo” de duración de la “penalización” y queda sustituido por el “tiempo” de duración de la “rehabilitación”. Naturalmente se deduce ya por lo dicho que en el nuevo enfoque no existe el concepto de penalización. Pero paradójicamente veremos que el “tiempo de la rehabilitación” será en la mayoría de los casos superior al “tiempo de la penalización”. ¿Cuánto puede durar el “tiempo” de la penalización”? Este tiempo puede ser breve y siguiendo un continuum, puede durar toda la vida. Todo depende de la capacidad actualizada que tenga la Ciencia para lograr que el individuo logre el grado de libertad interna suficiente como para poder garantizar que no volverá a delinquir. Se comprende entonces que aquí la función de los profesionales de la salud mental es primero y principal, así como su responsabilidad social. El Juez solo ratificaría la decisión de los profesionales de la salud mental. De esta forma se acabaría el eterno problema de que la puesta en libertad de una persona, al ser debida a la finalización del “tiempo de la penalización” y de ser este “tiempo” inferior al “tiempo de la rehabilitación”, existe el grave riesgo, por todos conocidos, de la reincidencia en el delito. Es decir, los profesionales de la salud mental podrán un día dar por acabado el “tiempo de rehabilitación”, siempre y cuando, lógicamente, el individuo haya logrado el grado de libertad personal individual que le capacita definitivamente para no delinquir de nuevo. Se intuye ya, por lo dicho, que el “tiempo de la rehabilitación” es equivalente al “tiempo de la curación”. En mi opinión libertad interna individual suficiente, rehabilitación suficiente, curación suficiente y salud mental suficiente, son expresiones equivalentes. Por decirlo de forma abreviada el ser humano bueno es equivalente al ser humano sano mentalmente y viceversa.

Se deduce de lo dicho que si la Ciencia no sabe actualmente como se cura un Trastorno Psíquico, el “tiempo de la rehabilitación” es indefinido y queda a la espera de que la Ciencia haya avanzado lo suficiente como para resolver dicho Trastorno Psíquico. Es evidente, entiendo, pues, que el leve o grave déficit de la libertad humana individual conlleva un menor o mayor Trastorno Psíquico. Si tenemos en cuenta que esto es aplicable a casi la totalidad de las personas privadas de libertad en las prisiones actuales, se entiende ya el alcance de las presentes reflexiones. ¿Nos extrañaría que un asesino o un violador fuese privado de libertad durante toda su vida? A la vista de la gravedad de estos delitos y por lo tanto del riesgo social que suponen, ¿no es congruente que le se aparte de la sociedad hasta que un día la Ciencia pueda certificar que la persona ha quedado “curada”, o sea, incapaz ya de cometer dichos delitos? Mi respuesta es sí. ¿No es un derecho de la sociedad quedar protegida el tiempo que sea necesario, y si es un tiempo indefinido ha de ser indefinido? Mi respuesta es sí. Sí, hasta que la Ciencia logre curar al delincuente. En mi opinión hasta las conductas sutilmente delictivas llevan detrás, al menos, un Trastorno de la Personalidad. Quiero volver a subrayar que el hecho de que una persona sea consciente de un impulso interno y de las consecuencias que tendría el hecho de llevarlo a la acción, no significa que la persona tenga capacidad para frenar dicho impulso. Será la Ciencia la que en su progreso constante descubra mediante qué medios la persona llegará a ser capaz de controlar su impulso. Se deduce de estas reflexiones que la persona incapaz de controlar su impulso tampoco tiene responsabilidad frente a su acción, ni es culpable por ello. Dicha persona necesita los recursos de la Ciencia para llegar a controlar su impulso y entiendo que la sociedad tiene derecho a que se le prive de libertad a dicha persona hasta que la ciencia tenga conocimientos suficientes para dotar de autocontrol a dicha persona. Otro aspecto de este problema es que la víctima tiene derecho a una restitución tanto moral como económica en su caso. A mi entender es el Estado quien debe elaborar los procedimientos adecuados para que la víctima y su familia les llegue la restitución moral y, en su caso, económica. Que la víctima, su familia y la sociedad en general reaccionen con indignación, rabia, odio, afán de venganza, etc. es algo humanamente comprensible, pero no tiene cabida en la articulación del proceder institucional en relación con el agresor, desde el enfoque que estoy proponiendo. Por supuesto, entiendo, que tampoco la víctima, ni su familia ni la sociedad como colectivo son libres de sentir o no indignación, rabia, odio, afán de venganza, etc.: no pueden evitar sin más, sentir lo que sienten. Frente a este tipo de sentimientos “lógicos”, es el sistema quien debe instituir procedimientos para amortiguar y al fin hacer desaparecer dichos sentimientos. Es decir, procedimientos para al menos amortiguar el sufrimiento que dichos sentimientos conllevan. Desde este enfoque queda claro que el procedimiento institucional sobre el agresor no es en ningún caso elaborado desde el concepto de culpa del agresor, ni desde los conceptos de castigo y menos aún de venganza. Desde esta perspectiva entiendo que:

1. Sería mayor el número de personas “agresoras” a las que se le aplicaría esta forma de intervención institucional.
2. El “tiempo de la rehabilitación” (que coincidiría con el tiempo de “intervención institucional”), podría ser mayor que el “tiempo de penalización”. Creo que en las actuales circunstancias, esto sería así en más del 90% de los casos.
3. El fin del “tiempo de la rehabilitación” sólo llegará si la Ciencia es ya capaz de dotar al individuo de un mayor grado de libertad personal constructiva.
4. El fin del “tiempo de la rehabilitación” lo ha de marcar un experto en el funcionamiento del psiquismo humano, y la función del juez sería, dar carácter oficial a este final, pero, en ningún caso sería el juez quien establecería el “tiempo de la rehabilitación”.
5. El “tiempo de la rehabilitación” ha de realizarse en instituciones especiales donde, por una parte, la fuerza pública asegurara la privación de libertad y, por otra parte, toda la organización interna de la institución debe estar orientada a la terapia.
6. En el estado actual de los conocimientos científicos, el “tiempo de la rehabilitación” puede ser, en un porcentaje de casos, ilimitado, es decir, para toda la vida del sujeto.z
7. Dado que la ciencia logra sus mayores cambios en el autocontrol del individuo aplicando una combinación adecuada de psicofármacos y de psicoterapia, la privación de libertad y el “tiempo de la rehabilitación”, no sólo daría derecho a la privación de libertad física, sino a la obligatoriedad de la aceptación de la psicoterapia, así como también a la obligatoriedad de la aceptación de los tratamientos psicofarmacológicos.
8. Desde esta perspectiva se concibe al ser humano en un proceso gradual en cuanto a su capacidad de libertad, y sin embargo, como ya se citó al principio, siempre hemos de presuponer la capacidad de libertad de un sujeto a priori.
(**Obra del Dr. Juan Luis Miranda Romero, no publicada).