El Submarino

Este dibujo quiere representar a un submarino descansando en el fondo del Mar Mediterráneo, en plena segunda guerra mundial. Para no ser detectados, el Almirante ha ordenado a toda la tripulación que apaguen todas las máquinas y guarden silencio absoluto. Es una orden correspondiente al Principio Paterno Sano.

El Submarino
El Submarino

Por otra parte la posición del submarino ha de ser un “secreto” absoluto. El “secreto” es un concepto perteneciente al Principio Paterno Sano.

En un sentido más amplio la imagen del submarino evoca el “Arte de Callar”, obra de la que hemos hecho referencia con anterioridad, con motivo de ejemplificar lo importante que es para el Principio Paterno callar tanto como se pueda en la vida. En las páginas 55-58, dice así:

Diferentes especies de silencios

Hay un silencio prudente y un silencio artificioso.

Un silencio complaciente y un silencio burlón.

Un silencio inteligente y un silencio estúpido.

Un silencio aprobatorio y un silencio de desprecio. Un silencio político.

Un silencio de humor y de capricho.

  1. El silencio es prudente cuando se sabe callar oportunamente, según el momento y los lugares en que nos encontremos en sociedad, y según la consideración que debamos tener con las personas con quienes nos vemos obligados a tratar y a vivir.

  2. El silencio es artificioso cuando uno solamente calla para sorprender, bien desconcertando a quienes nos declaran sus sentimientos sin darles a conocer los nuestros, bien aprovechando lo que hemos oído y observado sin haber querido responder de otro modo que mediante maneras engañosas.

  3. El silencio complaciente consiste no sólo en aplicarse en escuchar sin contradecir a quienes se trata de agradar, sino también en darles muestras del placer que sentimos con su conversación o con su conducta; de modo que las miradas, los gestos, todo supla la falta de la palabra para aplaudirles.

  4. El silencio burlón es una reserva maliciosa y afectada para no interrumpir, en las cosas carentes de sentido o desconsideradas, las tonterías que oímos decir, o que vemos hacer, para gozar del placer secreto que proporcionan quienes son sus víctimas, imaginándose que uno los aprueba y admira.

  5. Es un silencio inteligente cuando en el rostro de una persona que no dice nada se percibe cierto talante abierto, agradable, animado, e idóneo para reflejar, sin la ayuda de la palabra, los sentimientos que se quieren dar a conocer.

  6. Es por el contrario un silencio estúpido cuando, inmóvil la lengua e insensible el espíritu, toda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.