¿PODRÁ SOBREVIVIR LA ESPECIE HUMANA?

Hace unas décadas el Psicoanalista y Sociólogo Erich Fromm escribió una obra que tituló “¿Podrá sobrevivir el Hombre?”. La reflexión se centro en el marco de la Guerra Fría y en los demás problemas importantes que se le planteaban y plantean al Ser Humano: La superpoblación, la miseria del Tercer Mundo, el deterioro de la Tierra, etc. En su obra póstuma “El Humanismo como Utopía real”, Erich Fromm vuelve a corroborar su fe en el Ser Humano.

Dejemos ir la imaginación:

“¿Saben una cosa sorprendente que acaba de suceder?, apuesto que no, porque ha sido algo inimaginable. Pues bien, lo que ha sucedido es que todos los Seres Vivos del Cosmos se han reunido por primera vez en la Historia de la Vida, en su Primer Congreso Universal. Los Animales de todo tipo de Especies, -sí, “Especies”, con Mayúsculas-, los Pájaros del Cielo, los Reptiles, etc.; los Árboles (desde los Bonsai y los Arbolitos más Humildes, hasta los más grandes que existen: Los Árboles más Excepcionales del Mundo”; pasando por absolutamente todas las Especies Vegetales, -que por cierto, ¡jamás han vegetado!, cosa que sí que hace, -he oído en la preparación de dicho Congreso Cósmico-, un tipo de especie que no supe identificar, pero de la que no paraban de hablar los Seres Vivos organizadores del Congreso. También estaban los Insectos, los Reptiles, algunos, como el Cocodrilo, Majestuoso, Orgulloso de serlo e indignado con ciertas cosas de las que no quisieron hablar delante de mí. Estaban allí también todas las Especies de Peces, Algas, etc., etc. ¡Y cómo no: el Mar Inmenso”. Aún  no comprendía por qué solamente estaba yo allí y no había ningún otro ser humano, ni tan siquiera periodistas, en la preparación de dicho Congreso. Más adelante ustedes comprenderán por sí mismos por qué. Volviendo a nuestro tema: Lo que más me sorprendió es que también había grandes y pequeñas piedras. Me pregunté qué pintaban allí esas piedras. Pensé que quizás era para adornar la “Sala del Congreso”; pero ¿necesita decoración con piedras un lugar en medio de la Selva Virgen?, ¿no afea más que otra cosa? Al fin vi que no se trataba de nada relacionado con la decoración. Me di cuenta cuando las Piedras Grandes y Pequeñas hablaban y dialogaban con los demás Seres Vivos. Estaban presentes todas las clases de Piedras Preciosas, pero también Arenas de las Playas y Arenas de los Desiertos: de todas las Playas y de todos los Desiertos. Piedras de los Alpes, del Pirineo, de Sierra Nevada, del Colorado, del Everest, y de todas partes del Universo: ¡Todas hablaban! Al fin se hizo el silencio. Por sorteo  eligieron al Ser Vivo que tenía que leer la Conclusión a la que absolutamente todos los Seres Vivos del Universo habían llegado antes incluso de que tan solo una representación de todos y cada una de ellos se encontraran en la Selva Virgen: Le tocó la lectura –aunque lo dijo todo de memoria, por lo familiarizado que todos los Seres Vivos están desde toda la Eternidad- a un Grano de Arena, muy respetado como tal por Todos los Seres Vivos allí presentes. Justo segundos antes de que el Sagrado Grano de Arena comenzase a hablar, caí en la cuenta de que en dicho Congreso Cósmico Universal faltaba un Ser…   ¿vivo? –me pregunté, no sé por qué-, un Ser: El Ser….? el Tener… Preferí no seguir pensando. Por fin  -que torpemente incluso casi me pierdo el comienzo del Discurso, perdido en mis pensamientos-, el Sagrado Grano de Arena del Desierto comenzó a hablar y dijo: “Como Todos sabemos, en este momento, he de decir a los Dioses a quienes tanto nosotros los Seres Vivos del Universo hemos respetado desde la Eternidad y a todos Ustedes, Sagrados Hijos de los Dioses que, como saben, existe en el Planeta Tierra un ser vivo, que ya sabemos que no es Sagrado: Se llaman a sí mismos Seres Humanos;  unos creen que son Hijos de Dios, otros que existen para ellos muchos Dioses; otros incluso tienen la osadía de decir que están hechos a la Imagen y Semejanza de Dios: ¡Que insulto para Dios! Pero la Verdad es muy otra: Son los seres más malignos del Universo. No os voy a argumentar por qué, ya que Vosotros lo sabéis y además la lista de graves daños que ha producido ese ser también la sabéis y es prácticamente infinita, por lo que no voy a citarlos aquí. Como ya sabéis, solo he de Proclamar en nombre de los Dioses y de Todos los Seres Vivos del Universo, que quizás hubiera sido una Bendición para el Cosmos y el Universo, y por tanto para Todos los Dioses, que dicho ser, tan solo vivo físicamente y nada metafísico, jamás hubiese aparecido sobre la faz de la Tierra ni de ningún otro Planeta. Pero, a pesar de todo y como muestra de nuestra Infinita Bondad y Esperanza, por unanimidad, hemos votado darle a dicho Ser una única y última oportunidad, lo cual transmitiremos a los Dioses.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.