Reflexiones sobre el pensamiento ético de Albert Schweitzer

Reflexiones sobre el pensamiento ético de Albert Schweitzer

En su obra Civilización y Ética, Albert Schweitzer dice: “La ética es una responsabilidad sin límites hacia todo lo que vive” (Filosofía de la Civilización II, pág. 344. Editorial SUR. Buenos Aires, 1962).

Lo que tenemos que hacer, a partir de ahí, es, como decía Albert Schweitzer, “pensar”. La ética activa es fruto del pensamiento. Cada noche, sería muy deseable que cada uno de nosotros repasara el día vivido para darnos cuenta de si hemos sido éticos en todas nuestras acciones. Estas reflexiones forman parte de nuestra vida espiritual, sin la cual la Civilización se hunde, como se está hundiendo ante nuestros ojos actualmente. El ser humano, que tanto tiende a sentirse grandioso y poderoso, se ha embriagado de la parte falsa y engañosa de poder que la ciencia y la técnica hace creer (que como pensaba Erich Fromm, por otra parte, tanto también promete y, quizás también pensaba que da esperanza, y que justo cuando por fin contamos con esa promesa y esperanza, la irracionalidad humana está a punto de echarlo todo a perder). Albert Schweitzer estaba convencido de que la Civilización se apoya y tiene su razón de ser, en dos pilares fundamentales: el progreso espiritual, religioso o no, y el progreso material, científico, legal, administrativo, etc. Y él estaba convencido de que la Civilización está en plena decadencia porque el ser humano ha dejado de preocuparse, progresivamente, desde las postrimerías del Siglo XVIII hasta nuestros días, del desarrollo espiritual y ético de la Civilización, y solo desarrolla, al parecer, infinitamente, el saber científico técnico, de tal forma que Albert Schweitzer opinaba que éste desarrollo científico-técnico sin el desarrollo ético y espiritual, pone a la Civilización en una dificultad aún mucho mayor de salir de su decadencia. Todo lo contrario: acelera su decadencia.

El pensamiento debe hacernos dar cuenta de cuándo y dónde y con quién y con que, hemos dejado de ser éticos, y subsanarlo. Todo un examen de conciencia que hemos de hacer individualmente cada ser humano. Y así –si es que estamos a tiempo- impregnar de nuevo a toda la población mundial de Ética Activa, proporcionadora de “bien”. Hasta que toda la población mundial, a todos los niveles, no se impregne de Ética Activa, la Civilización seguirá hundiéndose. Es, por tanto, una responsabilidad individual.

Otra tarea fundamental, según Albert Schweitzer, es desarrollar y ampliar la Ética, a través del pensamiento, pero a partir de su Principio Básico de lo Moral: “Soy vida que quiere vivir, en medio de vida que quiere vivir”. A partir de este Principio hemos de revisar nuestros pensamientos, prácticas y costumbres, para descubrir falta de Ética allí donde no la hay, y cambiar nosotros. Pensamientos individuales, colectivos, costumbres y culturas enteras han de ser revisadas desde el punto de vista Ético y desde dicho Principio Básico de lo Moral.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.