ALBERT SCHWEITZER Y LA ÉTICA

SOBRE LA APORTACIÓN DE ALBERT SCHWEITZER AL PENSAMIENTO ÉTICO. 2

Continuación de la entrada anterior.

Si a partir del Principio Básico de lo Moral, es decir, “Soy vida que quiere vivir en medio de vida que quiere vivir”, aplicamos dicho Principio a todas y cada una de las actividades del ser humano a todos los niveles y, en definitiva, aplicarlo para crear civilización, vemos que la tarea es enorme, es decir que está todo por hacer, tanto en las relaciones del ser humano con los seres humanos, con los animales, con el mundo vegetal, con la Madre Tierra y con el Cosmos en su totalidad.

El Principio Básico de lo Moral, según Albert Schweitzer, lleva a respetar la vida de todo ser vivo, por el hecho de estar vivo, ya que todos podemos entender que el “Otro” siente deseos de vivir, porque nosotros también deseamos vivir. Es la vivencia que compartimos todos los seres vivos.

Pero el Principio Básico de lo Moral de Albert Schweitzer, no se detiene en el puro deseo de vivir, sino que la naturaleza nos dota también del deseo de llevar a toda expresión de la vida a su mayor valor y perfección posible, tanto a nivel del ser vivo como al desarrollo de las instituciones sociales necesarias, de las estructuras sociales que están creadas para favorecer la vida llevándola a niveles más perfeccionados.

Nuestra cultura carece de una cantidad mínima útil de personas que vivan bajo el marco de referencia de “soy vida que quiere vivir en medio de vida que quiere vivir”, como para que la sociedad y la civilización pueda funcionar y, mucho menos, mejorar. Pero el problema para las personas es más grave aún, ya que la mayoría de las personas carecen de cualquier otro marco de referencia ético que les ayude a encaminar sus vidas e incidir en las vidas de los demás, de tal forma que el funcionamiento de la sociedad y el avance de la civilización sea posible. Tal como predijo Albert Schweitzer, la decadencia grave de la civilización la estamos viviendo nosotros. Su predicción ha sido, desgraciadamente, un acierto. No tenemos más que echar un vistazo a la corrupción a nivel mundial.

El ser humano actual cree que puede vivir sin ningún marco de referencia ética sin que de ello se derive una decadencia en lo personal, en lo social, en lo estructural y en la evolución degenerativa de la civilización.

La civilización es el esfuerzo del ser humano en lograr el mayor beneficio material y espiritual para toda la humanidad.

En lo material, hasta ahora hemos creído que podríamos progresar indefinidamente prescindiendo de la ética. Después de dos guerras mundiales y la crisis económica actual desmienten definitivamente dicha creencia. La verdad, tal como opinaba Albert Schweitzer, el progreso material no solo no favorece el desarrollo de la civilización sino que empeora el pronóstico debido al subdesarrollo de lo espiritual-moral. Somos subnormales como especie a la hora de administrar los avances materiales con el subdesarrollo en el campo ético en que nos encontramos.

Entradas relacionadas:

CONTRIBUCIÓN A LA ÉTICA DE ALBERT SCHWEITZER

SOBRE LA APORTACIÓN DE ALBERT SCHWEITZER AL PENSAMIENTO ÉTICO 

Tengo la meta de difundir la obra de Albert Schweitzer, en relación a su aportación a la Ética y su relación con la Civilización. Para dicha difusión utilizaré cualquier herramienta (página web, Facebook, Twiter, dando conferencias, escribiendo libros, etc.).

Es lógico la necesidad de resumir la biografía de Albert Schweitzer, para que el lector sepa de quien estoy hablando, aunque sea muy someramente.

Nació el 14 de enero de 1875 en Alsacia. Su padre era pastor protestante. El mismo expresa que tuvo una infancia y adolescencia muy feliz. Desde pequeño tuvo una especial consideración con los animales. Por ejemplo, se negó a cazar pajaritos en la infancia, teniendo fuerza de carácter para no seguir la presión del grupo de amiguitos o compañeros. Su gran deseo de saber hizo que no parara de hacerles preguntas a sus familiares y conocidos de sus padres, desde la adolescencia, teniendo la sensación personal de haber cansado a los familiares y otras personas.

Estudió Teolgía; Filosofía; Música, fue experto en la creación y reparador de órganos clásicos construidos a mano y posteriormente estudió medicina. Llegó  a ser Vicario de la Iglesia de San Nicolás; también fue profesor de la Universidad de Estrasburgo. Experto en el conocimiento y comprensión de la vida y la obra de J. Sebastián Bach. Fue considerado el mejor intérprete de Bach. Realizó conciertos en Barcelona, junto con Pau Casals sobre Bach. Admirador (aún sintiéndose panteísta) de la figura y el mensaje de Jesucristo, como la persona histórica a quien él admira. En segundo lugar valora a Sócrates y, en tercer lugar a Goethe.

La ciudad de Frankfurt le concedió el Premio Goethe en 1928. Recibió el Premio de la Paz de los Libreros Alemanes, en septiembre de 1951. Al año siguiente recibe la Medalla Paracelsus de Medicina. Fue nombrado miembro de la “Académie des Sciences Politiques et Morales” de París. Posteriormente Suecia le otorga la Medalla del Príncipe Carlos. Fue nombrado Doctor Honoris Causa de varias Universidades. Posteriormente le fue concedido el Premio Nobel de la Paz, en 1953. Fue miembro honorario de muchas asociaciones, así como Ciudadano de Honor de varias ciudades.

Fue un escritor incansable. Alguna de sus obras fueron “Civilización y Ética”, “El Cristianismo y las Religiones Mundiales”, “Sobre mi vida y Pensamiento”, “El secreto histórico de la vida de Jesús”, Investigaciones Históricas sobre la vida de Jesús” y “El camino hacia ti mismo”, entre muchas otras.

A partir de este momento, una vez descrita muy someramente su biografía, comenzaré a hablar de lo que es mi objetivo principal: sus aportaciones a la Ética como materia que se crea por medio del pensamiento y del estar en contacto directo con el mundo y la vida.

Tal como él lo expresa, su aportación fundamental a la Ética fue fruto de un no poder parar de pensar para descubrir cuál podría ser el contenido sólido de un principio básico de lo moral, a partir del cual se pudiera desarrollar el pensamiento Ético, aportando las ideas que en cada ser humano se produzcan gracias a dicho principio básico de lo moral. Tras años de esfuerzo buscando dicho contenido, mediante el pensamiento y el mantenerse cerca de la vida real, por fin un día se le desvelo en su mente: “Soy vida que quiere vivir en medio de vida que quiere vivir”. A partir de aquí ha de desarrollarse todo el pensamiento Ético. Para Albert Schweitzer dicho principio básico de lo moral es sencillo y cualquier persona, por inculta o desfavorecida que esté, lo comprende enseguida. Albert Schweitzer siempre consideró que la Ética ha de ser elaborada por todos los individuos, desde su pensamiento libre, pero afectado por el reconocimiento de que todos somos “Vida que quiere vivir en medio de Vida que quiere vivir”. Él consideraba y lo logró, que el principio básico de lo moral debería ser tan evidente que pudiera ser aceptado por cualquier persona del planeta. Para él, bueno es todo aquello que favorece a la Vida, y malo es todo aquello que obstaculiza la vida o su desarrollo o acaba con la vida en cualquiera de sus manifestaciones.

Un punto crucial del pensamiento de Albert Schweitzer es que incluye a toda forma de vida, no solamente al ser humano, sino al mundo animal y vegetal. Otro punto fundamental para él es que ningún ser humano tiene derecho a juzgar lo que vale la vida de otro ser vivo, humano o no. Por otra parte enuncia que no es ético la realización de un daño a cualquier forma de vida, con el pretexto de que ese daño servirá para que la vida posteriormente se desarrolle más o mejor.

Sigue en la entrada posterior.

Entradas relacionadas:

DEFINICIÓN DE SALUD MENTAL

 “La Salud Mental es un estado psíquico y físico tal,  que la persona que ha logrado dicho estado piensa, siente y desarrolla una conducta (entendida en sentido amplio), en el aquí y ahora, favorecedor de la Vida y siempre acompañada de la vivencia de Amor a la Vida unida a un estado de Aceptación Incondicional de la Vida tal como se nos presenta en la Naturaleza. Con independencia absoluta de los fines y destino del Universo y de todo aquello que pueda sobrevenir en el futuro, entendido, con precisión, como aquello que suceda inmediatamente después del Acto de Favorecer la Vida, tanto si lo que sucediera después fuese positivo como negativo en relación a la Vida Futura de la Humanidad y de todo ser vivo, O dicho de otra forma: ésta Definición de Salud Mental prohíbe el Acto de dañar la Vida, en el aquí y ahora, en función de la creencia o la absoluta certeza demostrada incluso científicamente de que a dicho Acto de dañar la Vida le seguirán uno o más acontecimientos en un futuro a medio o largo plazo,  favorecedor de la Vida. El fin de favorecer la Vida no justifica los medios que perjudiquen la Vida.

Es pues, una definición de la Salud Mental Ética y rotundamente no Metaética (entendida ésta como lo que permite moralmente dañar una vida para que, en un futuro, se beneficie supuestamente o demostradamente, otra u otras vidas) de tal forma que las tres funciones citadas le llevan a favorecer su propia Vida, la Vida de todos los Seres Humanos (con independencia absoluta de cualquier diferencia, por ejemplo: de religión,  cultura, estatus social, nivel intelectual, nacionalidad, estado de salud o enfermedad, de mayores o menores capacidades en sentido amplio, de prejuicios, de supersticiones, etc.); la Vida de todos los animales, sin exclusión de ninguna especie; la vida vegetal, la vida microrgánica (bacterias, virus y hongos) y la vida aparentemente inanimada, la Vida de la Tierra globalmente considerada (la Ecología, desde el punto de vista de La Teoría General de Sistemas de Von Bertalanfy o de cualquier método más capaz de captar la realidad que apareciera en un futuro) y la Vida del Universo en general,  también desde éste mismo punto de vista.”

Esta definición tiene las siguientes ventajas:

a.     Que evita totalmente el problema de la definición del concepto de “normalidad”.

b.     Que deja totalmente claro que Salud Mental no siempre, ni mucho menos, es sinónimo de “adaptación social” (entendiendo el término “Social” en sentido amplio).

c.     Incluye el concepto  de Salud Física del Ser Humano que, a veces, es necesaria para poder sentir, pensar y hacer a favor de la Vida y sin embargo, otras veces ni tan siquiera la Salud Física es necesaria. De esta manera se amplía nuestra capacidad de entender que en un Ser Humano concreto se pueda dar una incapacidad psíquica para su tarea de favorecer la Vida.

d.     Se evita la necesidad de una labor Epidemiológica para llegar a definir el concepto de “Salud Mental”, (labor siempre inacabada tanto en el Conocimiento Epidemiológico del pasado, del presente y del futuro).

e.     Es una definición “Utópica” y por ello no sujeta al Mandato, bien del Realismo, el cual tiraniza y degrada al Ser Humano; peor aún del Hiperrealismo  y/o  del Postmodernismo, donde “todo vale”, etc. (Entiendo el concepto de “Utopía” como aquello que es totalmente deseable para la Vida, pero que jamás se logrará y, sin embargo, “ilumina constantemente en qué dirección debe ir el Ser Humano. En este sentido las “Utopías” son absolutamente imprescindibles para la vida humana).

f.       Es una definición que nos obliga y obligará a las generaciones futuras a descubrir como perfeccionar la Vida, elevándola siempre a un nivel superior,  por la influencia, inimaginable en el momento contemporáneo,  que el  desarrollo de  la Ciencia -entendida en el sentido más amplio y digno posible, incluyendo cada vez mas campos reales que serán objeto de su función (el conocimiento de la realidad tangible e intangible, incluyendo como realidad también la subjetividad del Ser Humano-,  la Tecnología,  la Ética, la Filosofía, etc., tendrán en la Condición Humana y en la parte progresivamente mayor del  Universo con la que el ser humano ya esté en contacto directo o indirecto en una mutua y recíproca interacción.

Esta definición es fruto, principalmente, de la influencia sobre mí del pensamiento de los siguientes autores:

1.     Erich Fromm, Psicoanalista y Sociólogo.

2.     Albert Schweitzer, médico, teólogo cristiano, historiador, filósofo profundamente interesado en el conocimiento del desarrollo de las ideas éticas en occidente y oriente, estudioso de la religiones mundiales, profundizador de la orientación Místico-racionalista o de la importancia de la integración del misticismo y el racionalista, creador del concepto de “Reverencia hacia la Vida” como Principio Básico de lo Moral, Premio Nobel de la Paz, Premio Göethe, Músico, considerado el mejor intérprete de J. S. Bach (interpretó a Bach junto con Pau Casals en Cataluña) y uno de los mejores restauradores de Órganos Clásicos . Estudió Medicina a los treinta años de edad y terminó la Carrera a los treinta y seis. Inmediatamente después se trasladó a Gabón (África), y en la ciudad de Lombarene construyó un Hospital al que dedicó el resto de su vida.

3.     Noah Sealth, Jefe Indio Piel Roja, por su forma de sentir y conceptualizar  la Relación del Hombre con la Naturaleza, la cual queda patente en su mensaje ante la Asamblea del Consejo de Tribus, diciembre 1854, discutiendo la firma del Tratado de Point Elliot. Por este Tratado los Pieles Rojas se veían obligados a ceder sus territorios a los hombres blancos. (Cita extraída del Prólogo de la obra “Depuración de Aguas Residuales”, del Profesor Dr. Ingeniero D. Aurelio Hernández Muñoz. Catedrático de Ingeniería Sanitaria y Medio Ambiente de la Escuela Técnica de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid (3ª Edición Revisada y ampliada, 1994, por Paraninfo S.A).

4.     Monseñor Romero, Jon Sobrino, Ellacuría y los Teólogos de la Liberación, por dar sus vidas en su entrega coherente, incondicional y cristiana a los más pobres de la Tierra, por medios pacíficos (y por lo que fueron asesinados junto con tantos y tantos mártires anónimos, incluyendo a los propios pobres).